Antonio Reyes y Diego del Morao

Directo

Directo

© Óscar Romero / La Bienal de Flamenco

Lo que hace Antonio Reyes es tan sencillo, tan claro y tan limpio que a uno se le olvida lo difícil que es hacerlo así de bien. Avalados por la buena acogida que su disco conjunto ha tenido, se presentaban Chiclana y Jerez sobre las tablas del Lope. Diego es esa guitarra que suena a Gitanería y calle Ancha, la que se asoma a casa de su padre dando la vuelta a la esquina, después de echar la mañana con los Carrasco. La guitarra que aúna en sus bordones el pasado y el futuro. Antonio tiene a Camarón y a Rancapino metidos en la garganta, como si se los hubiese bebido de chico. Lo demás es aprendido, es estudiado y eso lo hace mucha gente. Pero esa cuna sale a borbotones cuando se juntan.

El que vaya a leer hoy a los grandes popes de la palabrería flamenca seguramente encuentre referencias a Mairena y a Caracol.Porque Antonio ayer quiso dejar esa sensación y esos nombres sobre las tablas. Antonio sabe donde está cantando y como dejar al aficionado satisfecho, no hay nada como pasarle la manita por el lomo a los egos flamencos para quitarse presiones de encima. Pero a mi, Antonio me suena a estero y a salina, por mas soleá de Charamusco que cante. Por alegrías suena tan bien que da casi placer físico escucharlo. Aúna paladar y riesgo en los tiempos y es a mi entender junto a Palomar el gran referente cantiñero en la actualidad, aunque por vaya usted a saber que razón, esto esté menos premiado que cantar bien por soleá. Así que ya saben ustedes, cantó por soleá recordando a Mairena, algo que con anterioridad había hecho por livianas, con la sonanta de Diego dejando entrever ecos de su "Pago de la Serrana".

El otro punto álgido de la velada vino cuando Antonio puso los dos pies en casa de Diego, y cantó por seguiriyas de Marrurro y Manuel Torres. Con los cantes de Jerez, Diego se vino arriba y sacó la mejor guitarra de toda la noche.

Antonio y Diego nos van a dar mas alegría en un futuro, seguro. Acaba de emparejarse, como quien dice, y se gustan muchísimo el uno al otro. Eso se les nota al tocar y cantar.

La buena salud del cante "palante" se ha dejado ver en esta edición de la Bienal, en la que Jerez, Chiclana, Cádiz y Lebrija han dado el do de pecho.

Granada en la voz de Marina Heredia nos espera el sábado para terminar de confirmar las buenas sensaciones.


Javier Prieto, le 27/09/2016

<< Retour au reportage



© Flamenco-Culture.com 2004-2017. Tous droits réservés - Marque déposée - Contact