Domingo Ortega

El baile... baila

Si de algo puede presumir el Festival de Jerez es por ser el evento referente de la danza flamenca a nivel mundial, ya que por sus escenarios desfila lo más granado e interesante del panorama actual. Ofertando un mosaico de lo más variopinto en lo que a propuestas se refiere. Espectáculos para todos los gustos y de todos los colores. Y aunque todo se aplauda. Siempre hay lugar al sinsabor. Porque el continente depende del contenido. Partiendo desde el respeto más absoluto. Porque todo trabajo y esfuerzo así lo merecen. Pero el todo es el cúmulo de las partes. Y si alguno de los elementos cojea, la proposición se diluye. Y eso debería haber tenido en cuenta el bailaor Domingo Ortega a la hora de pergueñar el elenco artístico que lo acompañó en el Teatro Villamarta. Con el título ‘El baile canta’, el artista jerezano regresó al Festival tras varios años de ausencia. Una oportunidad única para un artista personal. De empuje y ramalazos. Con sello propio. Que busca la singularidad con una estética abrupta. Hercúlea. Ruda e intrincada. Vehemente. Y peculiar.

Pero el “atrás” no resultó. Y si a eso le sumas una puesta en escena bastante estática. Con pocos movimientos en el escenario. Salvo el baile de los intervinientes que acompañaron al artista jerezano. Sandra Guerrero por taranto. Y Mari Paz Lucena por farruca - De bello porte y empaque -. Pues he ahí el quid de la cuestión.

Domingo Ortega bailó. Por alegrías. Por soleá. Por bulerías. Pero también cantó. Y el cante quiso ser baile, pero no. Y también percusión. Entre distintos climas. Entre remembranzas. Ante continuas proyecciones que iban marcando los ritmos. Tercios poco dinámicos. Y faltos de empatía. Cuya ralentización se trasladó al patio de butacas. Que sentía esa falta de conexión. Hasta que el cante bailó. Y bailó con la voz de Fernando de la Morena. Bastaron dos popurrís ‘buleaeros’ del cantaor de Santiago para darle viveza a la noche. Él y Ortega se enchufaron. Pese a que fuera la primera vez que se veían en un escenario, y fuera de él… Pero esa es la magia de este arte. Tú me cantas y yo te bailo. Búscame que yo te encuentro. Porque en este caso, el baile…baila.


Carlos Sanchez, le 25/02/2014

<< Retour au reportage



© Flamenco-Culture.com 2004-2017. Tous droits réservés - Marque déposée - Contact